Descargar presentación de la clase

Sócrates- Arriesgas al haber expresado un concepto nada necio del conocimiento, antes bien el mismo que expresaba Protágoras. Bajo una forma un poco distinta, él ha dicho la misma cosa. Pues dice en un lugar que el hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto son, y de las que no son en cuanto no son. ¿Lo has leído alguna vez?

-Teetetos-  lo he leído, y muchas veces.

– No dice, en cierto modo, que lo que me parece a mi cualquier cosa, tal es ella para mi, y tal como te parece a tu, tal es para ti, y que tu eres hombre y que yo también soy hombre?

– Dice eso, exactamente

-Sigámoslo entonces, un poco. ¿No sucede, a veces, que soplando el mismo viento, uno de nosotros siente frio y el otro no? ¿Que  uno, apenas siente un poco y el otro mucho?

-Si, efectivamente

-Entonces, ¿diremos que este viento es por sí mismo frío o no frío? ¿O creeremos a Protágoras de que es frío para quien tiembla y para quien no tiembla, no?

-Así me parece

-Entonces, ¿no parece así a cada uno de los dos?

-Cierto

-¿Y parecer no significa ser sentido?

-Seguramente.

– Entonces, apariencia y sensación son la misma cosa para el frio y para todas las semejantes. De la misma manera en que cada uno siente las cosa, entonces tales arriesgan ser para cada uno.

Platón, Teetetos, 151-152