ficha 6 Lo humano y las culturas

Ficha 6

“Lo humano y las culturas”

¿Qué es el hombre? ¿Qué es la cultura? ¿Cuánto puede influir la cultura en nuestras vidas? ¿Qué tan importante es en una sociedad la teoría del hombre?

 

“Todo lo que el hombre sabe y espera del universo, todo lo que el hombre cree, depende de la manera como se ve a sí mismo. El hombre no puede concebir nada sino a través de su propia concepción”.

“Filosofía, esa búsqueda reflexiva” M. Frassineti de Gallo, Gabriela Salatino

·         AMBIGÜEDAD DEL TÉRMINO CULTURA.

Fotografía de “La esquina por la que nunca pasé”

“En el lenguaje cotidiano se usa el término cultura de manera muy ambigua. Pensemos en estos ejemplos:

– Juan es muy culto porque ha leído muchos libros y sabe mucho de música clásica.

– La producción de graffitti es una manifestación de la cultura juvenil.

– La cultura de los indios cheyennes es una cultura primitiva.

– El Sr. García, el  mecánico de la esquina, es un hombre muy inculto.

– Cultura es todo lo que los hombres crean.

– Los griegos desarrollaron una gran cultura.

Obsérvese que a veces manejamos el término “cultura” o sus derivados como atributos de ciertos individuos, otras como patrimonio de una sociedad global o de un grupo social. Muchas veces cuantificamos el término y hablamos de individuos o etnias más o menos “cultas”. Es frecuente en nuestra sociedad calificar de “cultos” a ciertas personas que poseen conocimientos sobre la historia universal, o sobre actividades artísticas o literarias del pasado o el presente, o que manejan ciertas pautas de comportamiento consideradas características de los sectores sociales más altos. De este modo, por ejemplo, nuestra sociedad considera que un individuo que sepa que un filósofo griego llamado Platón, escribió una obra denominada “La República” es más culto que otro que conozca perfectamente el funcionamiento de un motor a explosión pero que ignore lo anterior. En estos casos el calificativo de “culto” se usa con un carácter parcial pues privilegia ciertas manifestaciones de la actividad humana que son consideradas superiores. Es necesario reconocer que este tipo de juicios se enuncia desde un patrón o modelo que se considera deseable. Pero este modelo a su vez es producto de un determinado contexto socio-histórico y podría variar si se aplicara otra perspectiva.”

·         NATURALEZA Y CULTURA.

Es indudable que una cualidad relevante del hombre, es su condición de ser cultural. Pero, ¿qué significa esto? ¿Cuál es la dimensión de esta posibilidad?

El hombre emerge de la naturaleza como un ser social, con capacidad de transformar el mundo que le rodea y de transformarse a sí mismo en ese proceso.

El hombre es un ser BIO-CULTURAL. Pero, lo biológico y lo cultural no son en  el hombre dos aspectos independientes. El hombre es un ser totalmente biológico y totalmente cultural. No hay nada humano que escape a la vida. La afectividad, la inteligencia específicamente humana son producto de la evolución animal y del desarrollo biológico individual. Pero al mismo tiempo, la cultura es una emergencia irreductible a lo biológico, que produce cualidades y realidades originales y que como tales retroactúan sobre todo lo que es biológico en el hombre.

En cierto sentido la cultura se comprende en contraposición con la naturaleza. La cultura es creación según un proyecto humano. En cambio la naturaleza es “lo que ha nacido por sí y se entrega a su propio crecimiento”.

Pensemos en la imagen de un hongo que brota en la tierra después de la lluvia y contrapongámosla a la imagen de un campo cubierto de espigas de trigo. Vemos que la diferencia reside en el trabajo humano, en la intencionalidad que está por debajo de ese hecho natural que es el crecimiento de los vegetales.

Pero la cultura y la naturaleza de ningún modo son ámbitos separados y mucho menos deberían ser antagónicos. Es verdad que el ser vivo “hombre” logra mediante la creación cultural una relativa emancipación frente a la naturaleza. Pero, se trata justamente de una posibilidad referida a una base natural. La emancipación total sería el fin de la vida y con ello la imposibilidad de cualquier cultura.

Es decir, los hombres no pueden construir su medio y formarse a sí mismos desde la nada. Lo que pueden los hombres (y esto es el gran riesgo a partir del desarrollo que ha alcanzado la cultura tecnológica) es reducir la propia cultura a la nada y erradicar de la Tierra la biosfera, es decir toda forma de vida.

·        Concepto antropológico de CULTURA

“Cultura es lo que los hombres hacen de sí mismos y de su mundo, y lo que ellos piensan y hablan a este respecto”

(MOURER)

El hombre produce herramientas que le permiten multiplicar sus energías y potencialmente superar los límites impuestos por el ambiente. Organiza la sociedad en la que vive para realizar tareas que exigen cooperación, creando mecanismos que garanticen la cohesión del grupo y el acatamiento a ciertas normas establecidas. Crea sistemas de comunicación entre sus miembros. Concibe ideas y crea instituciones que le permiten estructurar sus vínculos con lo desconocido y manejar su angustia frente a la incertidumbre y frente a la certeza de que va a morir. El hombre acumula los conocimientos  que elabora y los transmite a otros hombres.

Estas creaciones humanas derivan directa o indirectamente de necesidades inherentes a la condición humana y por lo tanto hay categorías culturales que son universales, aunque asuman modalidadesmuy diversas. (…) Más allá de las pulsiones y de la necesidad biológica, cada cultura se presenta como una elección entre varias posibilidades  (…)  El surgimiento del concepto antropológico de cultura significó el abandono de la idea de la condición humana como uniforme e inmutable, independiente de las circunstancias espacio-temporales.  Este concepto

a su vez sufrió modificaciones, desde los comienzos de la investigación antropológica a la actualidad.

“Cultura es todo ese complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres y cualquier otra capacidad o hábito adquirido por el hombre en cuanto miembro de la sociedad. ”    (TYLOR, Edward – l871)

“Una cultura incluye todas las expectativas, modos de ver, creencias o acuerdos que influyen en el comportamiento de los miembros de un grupo humano. No es necesario que estas ideas compartidas sean conscientes, pero siempre se transmiten por medio del aprendizaje social y constituyen un conjunto de soluciones para resolver los problemas de adaptación a que se enfrenta toda sociedad humana” (BOCK, Philip – 1969)

“La cultura es como un mapa. De la misma manera que un mapa no es territorio, sino una representación abstracta de una región particular, así también una cultura es una descripción abstracta de tendencias hacia la uniformidad en las palabras, los hechos y los artefactos de un grupo humano. Si un mapa es exacto y se sabe leer, no nos perdemos; si conocemos una cultura, sabremos desenvolvernos en la vida de una sociedad” Clyde Klucckhohn.

 

A partir de esto nosotros podemos reflexionar sobre lo difícil que es separar la visión que tenemos acerca del hombre o de “lo humano”, de lo que nuestra cultura nos enseña. Nos vemos a nosotros mismos a través de nuestra cultura y a la vez, creamos nuestra cultura a partir de cómo nos vemos a nosotros mismos y a los demás.

“Esas diversas respuestas, a su vez, se encuentran tan implícitamente incorporadas a modos de vida y se relacionan con prácticas educativas de cierto tipo y con determinadas organizaciones sociopolíticas, lo cual permite advertir de inmediato lo importante que puede ser explicitarlas para reflexionar acerca de ellas y someterlas a nuestro análisis crítico.”

 

Conocer y reflexionar sobre las distintas culturas existentes es similar a pensar sobre qué queremos ser como seres humanos. Tiene que ver con esa parte que nos constituye y que podemos, en cierto sentido, elegir. Abordar  a partir de lo diferente y de lo común que tienen entre si las distintas conformaciones culturales, a partir de lo preferible y lo renunciable que en cada caso encontremos, y desde la diversidad misma, a la conclusión de que otras-nuevas-culturas y otros modos de ser humano son posibles.

Sabemos que somos determinados por la cultura, sin embargo, ¿hasta dónde podemos elegir o incidir nosotros en nuestra cultura?, ¿hasta dónde llega nuestra capacidad de hacer, de transformar nuestra cultura, lo que somos como seres humanos, como personas? Comencemos por conocer algunas de las posibilidades que nos ha ofrecido la humanidad hasta el día de hoy, adentrándonos en la complejidad de la diversidad cultural.