SÓCRATES

Descargar FICHA

LA PREGUNTA POR EL HOMBRE

 

Giro antropológico de la filosofía griega (siglo V a.c.)

 

A partir de la segunda mitad del siglo V a.c. ocurre una se produce un cambio en cuanto a especulación y las preguntas planteadas sobre el universo; los filósofos empiezan a dirigir su pensamiento hacia la vida humana. Esta actitud se fundamenta por la carencia de pruebas a las afirmaciones de los cosmólogos.

Atenas había llegado a ser la directora de Grecia tanto en el orden intelectual como en el político, Pero a partir del año 431 a.c. la ciudad se embarcó en una guerra (guerras del Peloponeso) que la llevó a su caída treinta años después. Atenas ya no era un lugar en que la investigación resultase fácil, sino al contrario era una ciudad en la que los problemas de la vida y de la conducta humana eran cada día más apremiantes. Otro dato a tener en cuenta es la situación política ateniense en aquel período, una democracia que garantizaba la participación de todos los ciudadanos libres.

El desplazamiento del interés hacia el hombre está asociado con la aparición de una clase nueva de pensadores, los sofistas. La sofistica se suele reconocer como una profesión (ya que a partir de ella se comienza a cobrar por transmitir el conocimiento, que hasta ese momento no había sido concebido como un medio de vida, una profesión); eran algo así como maestros ambulantes que transmitían el arte de persuadir; una habilidad esencial para la vida política de aquel momento, y que de ningún modo se centraba en el conocimiento en sí, sino en la mejor manera de defender cualquier idea, por más falsa que fuere, centrándose para ello en el perfeccionamiento de la retórica (el arte de refutar, persuadir y convencer con la palabra).

Para los sofistas las verdades, los valores y las leyes son relativos ya que son diferentes para cada pueblo, y son escépticos porque renuncian a la posibilidad de alcanzar verdades absolutas.

Por otro lado aparece Sócrates, famoso entre algunas cosas por su sentencia “virtud es conocimiento”. La actuación de Sócrates se basaba en la creencia de que el conocimiento es posible y tiene valor en sí mismo, oponiéndose de esta forma al escepticismo y relativismo de los sofistas, defendiendo la búsqueda de la verdad universalmente válida.

El verdadero socratismo representa ante todo una actitud mental de búsqueda de la verdad y de crítica al pensamiento dogmático que se cree poseedor de la verdad. Representa también la humildad intelectual fácilmente confundible  con la arrogancia, ya que el verdadero socrático está convencido de la ignorancia no solo suya, sino de toda la humanidad.

Cuando el saber se convirtió en una cosa útil, porque el progreso económico y el régimen político de Atenas así lo exigían como condición para luchar y brillar en la vida, Sócrates “regalaba su saber”, pero, además. Sócrates pretendía restaurar la moral griega mediante el saber o el conocimiento para asentarla sobre bases que incluyeran el examen de sí mismo, y no la aceptación de la tradición fundada en la autoridad y el hábito.

     Cuestión socrática:

SÓCRATES, (469-470–399),  hijo del escultor Sofronisco y de Fenareta, comadrona u obstetra. Nació en Atenas, y aprendió en su primera juventud, el arte de su padre. Pero es sabido que abandonó ésta actividad, dedicándose a la meditación especulativa.  Se alejó de Atenas sólo 3 veces para cumplir su deber de soldado. Siendo consecuente con su propio pensamiento y manera de comprender el mundo Sócrates no escribió nada. Los testimonios principales para conocer el pensamiento de Sócrates son:

  • ARISTÓFANES, “ Las nubes
  • JENOFONTE  “Apología de Sócrates
  • PLATÓN, “Diálogos Platónicos”

La discrepancia entre los relatos más antiguos constituye una gran dificultad para hacer una exposición documentada de la filosofía socrática. El propio Sócrates al no dejar obras escritas; hace que resulte dificultoso caracterizar con fidelidad el pensamiento del filósofo, siendo todas las fuentes, testimonios indirectos.

Se considera a PLATÓN (428 – 347 a.C.), una fuente primordial para conocer a Sócrates ya que integró el círculo de discípulos socráticos, acompañó entre otros, a su maestro durante el proceso judicial, y permaneció a su lado hasta los últimos momentos de su condena a muerte. El cuerpo de obras platónicas, llamado “CORPUS PLATÓNICO”, su primera parte está constituida por obras, cuya figura socrática es predominante. Los llamados “Diálogos de Juventud” o de la Primera Época, son tanto elaboraciones del pensamiento socrático como exposición de las conversaciones mantenidas entre Sócrates y sus amigos, discípulos y adversarios.  Platón fue en un principio,  poeta de tragedias, pero luego, su contacto con Sócrates lo lleva a adoptar un género de exposición literaria en “DIÁLOGOS”, y éste, se convierte en el único medio para expresar y comunicar a los demás la vida de la investigación filosófica. Platón rindió a Sócrates el tributo de utilizarlo como portavoz; para Platón, Sócrates era por excelencia sabio, de tal modo que cuando algo le parecía sabio a Platón lo ponía en boca de Sócrates.

De todos los testigos expuestos, ninguno es exactamente lo que un historiador podría haber querido que fueran. PLATÓN es sobradamente quien más tiene que decir sobre el asunto, pero en calidad de guía objetiva hacia Sócrates queda inhabilitado por el hecho de que prácticamente le rindió culto. Es, por tanto, muy posible que Platón hubiera exagerado en Sócrates aquellas cualidades que consideró como las mejores.

 

Sócrates y el Oráculo de Delfos.

 

Misión socrática:

Los griegos pensaban que los seres humanos podían enterarse de su destino a través del famoso Oráculo en Delfos, Apolo era el Dios del Oráculo, hablaba a través de la sacerdotisa llamada Pitia. Al llegar a Delfos uno entregaba primero su pregunta a los sacerdotes, quienes se la daban a la Pitia. Ella emitía una contestación tan incomprensible y ambigua que hacía falta que los sacerdotes interpretaran la respuesta.

Cabe aclarar que se tomaba a la palabra del oráculo como una verdad incuestionable, ya que no era digno de un Dios mentir (los dioses sabían todo acerca del pasado y el futuro). En todo caso si la profecía fallaba sería un error de interpretación y no un error de la misma profecía.

En el diálogo Platónico “Apología de Sócrates” se hace mención de las palabras de la Pitia“No hay hombre más sabio que Sócrates”, esto sorprende mucho al Filósofo que no se reconoce como sabio, lo cual lo lleva a investigar el sentido que se oculta tras estas palabras. Esta investigación lo lleva a una conclusión importante: La sabiduría no consiste en poseer determinado conocimiento sino en el reconocimiento de la propia ignorancia.

Sócrates estaba convencido de que los dioses hacen señales, indican a los hombres lo que debían hacer. ¿Cuál es la significación e importancia del oráculo de Delfos que consideraba a Sócrates el más sabio de los hombres?

Por lo tanto las inscripciones del oráculo de Delfos fueron aceptadas por Sócrates como base de su doctrina. Ya que solo en este examen de uno mismo y de los demás podemos llegar a reconocer nuestra ignorancia, y dar lugar a la búsqueda del conocimiento (solo se busca aquello que reconocemos no poseer).

Esta misión consiste entonces la purificación del alma de aquellas cosas que son indignas (pretensión de sabiduría) y dar paso al conocimiento verdadero que se encuentra ya en el alma.

Cree Sócrates que el conocimiento de uno mismo ha de ser beneficioso, como todo conocimiento, pues del saber salen bienes, como del error salen males. Para conocerse uno mismo hay que estudiar también los ejemplos de los demás hombres.

Esta conciencia de misión es lo que le da el carácter de religiosidad a su actividad de reformar la moral griega, pero que Sócrates la realiza espontáneamente como una especie de llamado interior, conciencia interior o vocación denominada DAIMON. Es, entonces, el despertar de una nueva conciencia, y que Sócrates la alcanza con la FILOSOFÍA a través del ejercicio de su tarea de purificación espiritual; y para tal misión se afirma en el dictamen del oráculo de DELFOS: conócete a ti mismo.

En el oráculo había una inscripción: “Conócete a ti mismo”, colocada por los antiguos siete sabios. Originariamente esto significaba “sabes que eres mortal y no debes pensar en cosas divinas”, en otras palabras todo conocimiento absoluto es divino, y toda sabiduría humana es incompleta, cuestionable, debes conocerte a ti mismo en el sentido de conocer tus limitaciones como humano. Sócrates dará una interpretación distinta a esta frase: sabes que tienes un alma divina y debes purificarla de todo lo que es indigno de su naturaleza y tarea. Por eso “la vida sin examen es indigna del hombre “

Conócete a ti mismo, significa entonces: adquiere conciencia de tu fin ideal y de tus faltas reales: la primera entre todas es la falta de conocimiento verdadero, que se esconde bajo la pretensión de sabiduría. Saber que no se sabe, he ahí el primer resultado del examen y conocimiento de sí mismo: primera sabiduría verdadera

Método Socrático.

 

¿Cuál es la estructura fundamental de su pensamiento, la columna vertebral de su pensamiento? La estructura fundamental de su pensamiento es “Yo sólo sé que no sé nada”. ¿Qué quiere decir? Quiere decir que Sócrates no es el dueño de un conocimiento verdadero, y que además el conocimiento no se lo va a comunicar porque cada hombre tiene la posibilidad, la potencialidad de descubrir el conocimiento.

Sócrates no da el conocimiento como información, sino que su MISIÓN es la de promover en el hombre la investigación en torno al hombre. Esta investigación debe tender a poner al hombre, a cada hombre individual, en claro consigo mismo, a llevarle al reconocimiento de sus límites y a hacerlo justo. ¿Cómo se descubre el conocimiento? A través de relaciones racionales que establezco mediante el diálogo de tipo racional.

Es el sentido pedagógico de enseñanza por medio de la discusión planteada a través de preguntas y respuestas. SÓCRATES ayuda al discípulo a descubrirse por medio de un diálogo, y en este diálogo no se pasa información, Sócrates no trasmitía contenidos, ya que el conocimiento lo va descubriendo el propio discípulo.

La primera condición de este examen es el reconocimiento de la propia ignorancia. En realidad, solamente quien es consciente de su ignorancia, procura saber, mientras que, quien  se cree en posesión permanente del conocimiento o de la verdad, ese no es capaz de investigar, no se preocupa de sí mismo, y permanece por lo tanto, alejado de la verdad, y por lo tanto, del deseo de adquirir la virtud o areté, que es el deseo de adquirir excelencia. . SABIDURÍA es, para Sócrates, la conciencia de IGNORANCIA o de NO SABER. Esa confesión de ignorancia es el comienzo de toda investigación. Por eso, Sócrates sostenía que no poseía un saber, y por consiguiente, tampoco pretendía ser el MAESTRO de sus amigos, sino investigar y aprender junto con ellos. De ahí la necesidad de filosofar en común, la forma de filosofar dialogada.

¿Cómo lo hace? a través de un método:

  • Fase negativa

la IRONÍA, ignorancia fingida, se utiliza para lograr que el interlocutor muestre lo que supuestamente sabe, incluyendo prejuicios y errores. En Sócrates, es el medio para promover en los demás el reconocimiento de la propia ignorancia. Es en general, el factor que promueve la dialéctica, ya que mediante una batería de preguntas que Sócrates va haciendo para evaluar la claridad de las convicciones de los demás. Es el primer momento: movilizador y eliminador de errores, porque Sócrates no contesta por la negativa, sino que formula una contra-pregunta, y el alumno responde, vuelve a él otra pregunta, y el discípulo comienza a establecer sus dudas, y en ese transitar inquisitivo de preguntas y respuestas, se llega a percibir a sí mismo, sus propias contradicciones.

La REFUTACIÓN como proceso racional dialéctico que purifica al espíritu, y este mismo proceso de refutación arraiga en sí mismo el método para arrancar las opiniones de los interlocutores,  hacer dar a luz la verdad que se produce naturalmente en la propia razón humana. Esta operación, comparada con la OBSTETRICIA, es una forma de parto intelectual. Representa la operación preliminar necesaria para encaminar el espíritu hacia el descubrimiento de la verdad: sólo el espíritu purificado y liberado del error puede cumplir una investigación verdadera, desarrollando rectamente su capacidad intrínseca.

  • Fase positiva

La MAYÉUTICA supone y afirma la existencia en el interrogado de una potencia espiritual intrínseca, y al convertirla de potencia en acto tiene que considerar existente ya, en su espíritu, cierto saber congénito: en otras palabras, el MÉTODO SOCRÁTICO de la MAYÉUTICA contiene un germen, más o menos conscientemente, la convicción que PLATÓN expresa en su TEORÍA de la REMINISCENCIA.