La superación de la metafísica mediante el análisis lógico del lenguaje.


Acabamos, pues, de establecer que muchas proposiciones de la metafísica carecen de sentido (…) De acuerdo con estas consideraciones, podría parecer que sólo se encuentran dificultades, riesgos de caer en lo insensato; pero que no obstante, un trabajo cuidadoso puede evitar el obstáculo. No es éste el caso; las cosas son tales que no puede haber proposiciones con sentido en la metafísica. Es una consecuencia del objeto mismo que ella persigue: descubrir y describir un conocimiento inaccesible a la ciencia experimental. Y en efecto, puesto que el sentido de una frase reside en las verificaciones de su operación, una proposición no dice sino lo que en ella es verificable y no puede afirmar sino un hecho de experiencia. Si hubiera algo más allá de ese “algo”, por esencia misma, no podría ser enunciado, ni pensado, ni preguntado.
Los enunciados que poseen sentido se dividen en las categorías siguientes:
Primero, los enunciados analíticos verdaderos en su totalidad por su sola forma (…) No dicen nada sobre lo real. Contienen en particular las fórmulas de la lógica y de las matemáticas.
Para todas las otras proposiciones –nosotros las llamamos sintéticas- (…) Son (verdaderas o falsas) proposiciones experimentales y pertenecen al dominio de las ciencias experimentales.
Si se intenta formar un enunciado que no pertenezca a las categorías precedentes, automáticamente carecerá de sentido. Puesto que la metafísica no quiere proposiciones analíticas, ni creencias experimentales, ella se encuentra confinada en el empleo de las palabras sin criterio, por tanto sin significación, o en los ordenamientos de palabras que pueden tener sentido pero que no forman un enunciado analítico, ni un enunciado experimental. Haga lo que haga no puede alcanzar sino pseudoproposiciones.
… Pero ¿qué va a quedar, pues a la filosofía, si todas las proposiciones que afirman algo son de naturaleza experimental y pertenecen, por este hecho a las ciencias de lo real? Lo que le queda, es el método del análisis lógico. Hemos mostrado su aplicación positiva, el método sirve para dar una base lógica a la ciencia de lo real y a la matemática….
Desde hoy, la aplicación positiva, por su lado, se muestra particularmente fértil…. El objetivo, que hemos visto asignar al análisis lógico, la crítica de los principios, eso es lo que nosotros queremos entender por “filosofía científica” o “lógica de la ciencia”, oponiéndose a la metafísica.
“La metafísica, mediocre experiencia del sentimiento de la vida”
“Nuestra declaración de que las proposiciones de la metafísica carecen completamente de sentido, de que no afirman nada, dejará, aun entre aquellos que concuerden intelectualmente con nuestros resultados, un penoso sentimiento de disgusto: ¿cómo es posible que tantos hombres pertenecientes a los pueblos y épocas más diversos, e incluyendo mentalidades eminentes entre ellos hubieran derrochado con tan genuino fervor tanta energía en la metafísica para que ella finalmente no consistiera sino en meras sucesiones verbales sin sentido?, y ¿cómo sería comprensible que estas obras ejerzan hasta el día de hoy una influencia tan fuerte sobre lectores y oyentes si no contienen ya no digamos errores, sino que son totalmente vacuas?
Estos escrúpulos son legítimos porque la metafísica contiene, en efecto, aún así, algo; pero este algo no tiene nada de teoría, nada que valga como una teoría. Sus pseudoproposiciones no dan descripciones de comportamientos, inexistentes o efectivos, lo que haría de ellas proposiciones sea falsas, sea verdaderas. Ellas sirven para expresar el sentimiento de la vida. (…)
Tenemos que considerar la metafísica como un sucedáneo del arte, ciertamente muy incompleto (…)
La ilusión metafísica no consiste en el hecho de que el medio de expresión adoptada es el lenguaje, y su forma los enunciados proposicionales. El autor lírico hace algo análogo, sin engañarse a si mismo por eso. Pero el metafísico quiere argumentar, quiere que se adhiera al contenido de sus frases, entra en polémica con el metafísico de otra tendencia, trata de demoler sus argumentos. El autor lírico no hace nada de esto en un poema. Sabe perfectamente que se encuentra en el dominio del arte y no en el de la construcción de teorías.
Puede ser que la música sea la que expresa el sentimiento de la vida por los medios más puros, porque esta desprendida de todo lo que sea objetivo (…)
En el fondo los metafísicos son músicos sin don musical. Esta carencia está reemplazada por una fuerte tendencia a trabajar en un campo de teorías, a agregar conjuntamente pensamientos y conceptos. En lugar de utilizar su inteligencia en su verdadero dominio, la ciencia, o de orientarse hacia el arte, el metafísico confunde las dos tendencias, de tal suerte que su obra no aporta nada al conocimiento y no da al sentimiento de la vida sino una expresión insuficiente (…)”

RUDOLF CARNAP.

Descargar en DocLa superación de la metafísica mediante el análisis lógico del lenguaje

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s